sábado, 27 de marzo de 2010

El Aura. By Adriana Salazar.


Generalidades

Aura: campo magnético o eléctrico que rodea especialmente el cuerpo animal y que contiene colores debidos a la frecuencia vibratoria de la energía de este campo. Semejante energía se debe al desarrollo psíquico y a las fuerzas vitales del cuerpo. El aura cambia de color en el curso de la evolución psíquica, pasando de un violeta muy subido a un blanco más puro en los estados más avanzados. El aura es visible en ciertas condiciones y ha sido fotografiada. Puede afectar ciertos instrumentos cuya receptividad ha sido perfectamente regulada. Toda célula viviente tiene su aura y lo mismo ocurre con grupos de células.

El aura es la consecuencia de ciertas energías en actividad en nuestro campo de conciencia. Estas energías, provenientes del alma, están contenidas en el hombre gracias a sus centros psíquicos; cuando éstos son activos, el aura lo es también. Los centros determinan la naturaleza y calidad del aura. Cuanto más elevados son los centros activos, más amplio y benéfico es el resplandor del aura. Aparte del aura del Espíritu, cuya vibración es percibida solamente en el momento de las últimas iniciaciones, existen tres fuegos cuya fusión compone el aura humana:

1. El resplandor espiritual del alma, cuyas frecuencias vibratorias pueden ser percibidas solamente por iniciados avanzados.

2. La resplandeciente luz dorada del cuerpo etéreo o vital alimentado por el centro del bazo.

3. La luz sombría que indica la luz latente escondida en el seno del átomo.


El desarrollo del aura depende pues, de la actividad normal y unificada de estos tres fuegos.

Estructura y significado general de los colores

Rojo: Actividad, fuerza de voluntad, emociones expresivas y gran vitalidad. Al rojo le gusta la pelea y el desafío; un rojo intenso significa hiperactividad.
Amarillo: Actividad a nivel mental. Indica condiciones óptimas para un perfecto funcionamiento de nuestra capacidad intelectual.
Naranja: Creatividad, potencial artístico, inteligencia activa. Vibra más lentamente que el rojo y combina actividad y pensamiento.
Verde: Señala el centro y el equilibrio. Ademas es el color de las personas que trabajan en salud.
Azul: Seguridad, tranquilidad. La mente puede penetrar en dimensiones más elevadas del ser, gracias a que el cuerpo vibra más lentamente.
Violeta: Búsqueda de soluciones mágicas y místicas. Intuición, transformación. Este color señala una energía psíquica muy sutil que rechaza la violencia y la confrontación.
Blanco: Espiritualidad, actividad mística, concentración, energía

Pero, ¿de dónde proviene el aura? ¿Procede, tal vez, del calor de los cuerpos vivos?, ¿o se trata de una fuerza exterior? La creencia en el aura ha estado siempre unida a la «teoría vitalista», según la cual existe una energía cósmica que anima e impregna todo el universo, llamada chi por los chinos, ruasch por los hebreos, huaca por los incas y prana por los hindúes. Generalmente, dicha fuerza está íntimamente ligada a la luz, los rayos del sol y los siete colores del arco iris. Se dice que es absorbida por los seres vivos a través de la respiración y de los chakras o vórtices energéticos, y más tarde enviada al torrente sanguíneo y al sistema nervioso, convirtiéndose en el motor de las funciones vitales y psíquicas. Según esta teoría, se almacenaría en el cerebro y en el centro energético del abdomen, y emanaría del cuerpo sobre todo a través de las manos y los ojos.

Yoguis, ascetas o chamanes aprenden a controlar esta fuerza vital mediante la meditación y la realización de ejercicios espirituales. Se dice que cuando lo logran, sus facultades paranormales se disparan. Los más avanzados llegan a convertir sus cuerpos en luz pura, y de ese modo se dice que alcanzan la inmortalidad. Asimismo, se cree que esta fuerza vital se acumula en objetos animados e inanimados y en lugares como montañas, árboles, casas... y que puede ser manipulada por la mente consciente o inconsciente, permitiendo influir sobre las cosas a distancia.
Los Chakras





Los chakras son sencillamente esos vértices de energia que se encuentran dispersos en diversos puntos del cuerpo, sin embargo hay 7 principales, como se muestran en los gráficos, y con su correspondiente función y paralelo en otro sitio, estos se pueden observar y trabajar para lograr el equilibrio y asi poder lograr meditar adecuadamente y enfocar nuestro poder energético no solo ordenadamente , sino para realizar cualquier trabajo mágico y mental.
No hay un criterio único sobre el significado de los colores del aura y la naturaleza de los cuerpos sutiles que nos rodean, aunque en general se habla del cuerpo físico (relacionado con el chakra raíz situado en el perineo y el color rojo); el emocional (conectado con el chakra del aparato reproductor y con el color naranja) que refleja los deseos; el mental (asociado al chakra del plexo solar y al color amarillo); el cordial o anímico (relacionado con el chakra del corazón y el color verde); el cuerpo etérico, también conocido como aura pránica, intermediario entre los mundos físico y espiritual (asociado al chakra de la garganta y al color azul); el cuerpo astral (chakra de la frente y color violeta); y, por último, cuerpo causal, en el que se depositaría la semilla que reencarna vida tras vida (chakra de la coronilla y color violeta). Todas estas auras influyen unas sobre otras y son percibidas por los videntes como una colorida atmósfera luminosa. El predominio del color azul, por ejemplo, indica gran espiritualidad, mientras que el amarillo y el naranja señalan pensamientos elevados. Cuando la persona no está en armonía, los colores se ven teñidos por manchas y la forma ovoidal presenta disgregaciones.

Estudios científicos

Médicos y filósofos como Empédocles, Hipócrates, Galeno, Avicena, y mucho más tarde Paracelso, señalaron la existencia de esa misteriosa sustancia luminosa que impregna el universo y a cuya falta o desequilibrio atribuyeron el origen de numerosas enfermedades. Pero, a partir del siglo XVII, la visión mecanicista que convertía al hombre en una máquina producto de sus humores psíquicos y químicos dejó definitivamente a un lado tanto al aura como a la misteriosa fuerza vital. Desde entonces, aquellos que quisieron entregarse a la búsqueda de la misma fueron ridiculizados y desterrados de los círculos científicos. Entre ellos cabe citar a Mesmer (s. XVIII), quien propuso que del organismo humano emanaba un «fluido magnético», o al barón Karl von Reichenbach (1788-1869) que colaboró con cientos de médicos, físicos, químicos, y videntes hasta establecer que todas las formas proyectan una luminosidad, a la que llamó «fuerza ódica», en honor al dios germano Wodan. Más tarde, el estadounidense John Keely y el austríaco Wilhelm Reich, descubrieron que podían concentrar en acumuladores especiales esa misma energía electromagnética, a la que llamaron respectivamente «dinasférica» y «orgónica». Ambos fueron perseguidos por no querer compartir sus secretos. Algo similar a lo que le sucedió en los años 1930s a la quiropráctica estadounidense Ruth Drown, la cual también aseguró que existe un fluido universal que entra en el ser humano por la glándula pineal y baña todo el plasma sanguíneo y el sistema nervioso. El instrumento de radiónica que inventó, llamado Radio-Visión, supuestamente podía fotografiar los órganos a partir de una gota de sangre, pero fue destruido y ella encarcelada. Está claro que todos ellos fueron víctimas de un conflicto de intereses, pues el descubrimiento de una energía de este tipo constituiría sin duda una amenaza para los poderes fácticos.

El primer intento tecnológico por hacer visible el aura lo llevó a cabo, en 1869, el doctor Walter Kilner, en el hospital de St. Thomas de Londres. Mediante lentes impregnadas en un tinte a base de alquitrán de carbón, la dicianina, Kilner descubrió un espectro violáceo alrededor del cuerpo humano, en el que, según decía, era posible detectar los estados de enfermedad atendiendo a las modificaciones del color y brillo. Estos experimentos también le llevaron a aceptar la teoría del magnetismo animal propuesta por Mesmer, según la cual, las auras de personas que estan próximas pueden ¡nteractuar entre sí, de forma que una saludable sería capaz de influir beneficiosamente sobre otra debilitada. Pero, al poner en práctica esta teoría, fue acusado de curar con brujería.
Sin embargo, dos descubrimientos revolucionarios a los que no se podía acusar en absoluto de superchería iban a permitir pronto el estudio científico del aura. Se trata de la fotografía Schlieren, basada en una técnica alemana de principios de siglo ideada para ver las imperfecciones del vidrio, y que capta el halo térmico alrededor del cuerpo humano en bandas de colores muy semejantes a la descritas por los médiums y el hallazgo, en 1939, de la fotografía Kirlian que permite registrar un «efecto corona» luminiscente alrededor del objeto fotografiado.
Los numerosos experimentos realizados, tanto por científicos soviéticos como occidentales, con cámara Schlieren, Kirlian y otros instrumentos, han puesto de manifiesto que, tal y como aseguran los videntes y numerosas tradiciones, los organismos vivos irradian una luminiscencia ultradébil, un campo de energía electromagnética imperceptible a simple vista, que contiene información relacionada con el metabolismo, temperatura, emociones, ritmo respiratorio, humedad, condiciones atmosféricas y otros factores. Es más, según estos mismos experimentos, la luz que emana de nuestros cuerpos y los envuelve puede ser el vehículo gracias al cual se producirían fenómenos paranormales como la telequinesia, la telepatía o la curación a distancia.

Foto Kirlian. Muchos científicos siguen argumentando que la luminosidad revelada por las fotografías Kirlian (FK), se debe simplemente al efecto de la ionización intermitente del aire alrededor del objeto fotografiado. Pero para alguien que, como Héctor Avilés, lleva años realizando fotografías Kirlian, no hay duda de que lo que en ellas se capta es «un campo energético que tiene que ver con la vida y la conciencia. Es cierto —nos explica— que es difícil aplicar la FK como método de diagnóstico, debido a los múltiples factores que interfieren en la técnica y a que nuestro campo energético oscila continuamente. Pero la FK ha revelado que la conciencia y el pensamiento —incluso los ajenos— influyen en los colores e intensidad del campo energético, lo mismo que la enfermedad. Y no deja de ser revelador que refleje en las manos los mismos puntos energéticos que señala la acupuntura».

En opinión de Félix Manjón, quien tras trabajar como reportero gráfico durante siete años decidió dedicarse a la fotografía Kirlian, «una de las cosas que más desestabiliza la investigación con FK es la película. Por ello, debe utilizarse siempre del mismo tipo». En cuanto al interés de su utilización en el campo médico, Manjón comenta haber visto «una fotografía Kirlian tomada a un paciente 20 minutos antes de morir, en la que podía apreciarse una gran luminosidad blanca rodeando todo el cuerpo».


EJERCICIOS PRÁCTICOS PARA PERCIBIR EL AURA

Existen ciertos ejercicios gracias a los cuales se puede percibir el aura. Con práctica y constancia, desarrollará sus propios métodos de interpretación.
La observación del aura puede practicarse sobre uno mismo siguiendo las anteriores instrucciones y empleando un espejo. En un sitio donde pueda estar sola y sin ser interrumpido, se para completamente desnuda a unos 20 cm del espejo. Asegúrese de que detrás de usted haya una pared lisa y de preferencia blanca. Concentre su mirada en su reflejo, utilizando la tecnica siguiente, que es enfocando al nivel del ombligo e ir dispersando la vision hacia el contorno del cuerpo, hasta que aparezca una sombra sobre el contorno. También puede utilizar la «visión periférica». Este sistema lo conseguirá fijando la mirada en un punto que se sitúe a unos cinco centímetros por encima de su cabeza pero sin perder de vista el contorno de su silueta. Lentamente, se formará ante usted el halo de luz que rodea su figura. Al inicio solo se veran sombras, no colores.
Mediante el sentido del tacto también puede percibirse el aura. Para iniciar el examen acerque lentamente las manos hasta que note un campo de energía entre sus palmas. Podrá percibirlo en forma de cambio de temperatura o de vibraciones. Tambien se puede hacer sobre todo el cuerpo. Acostúmbrese a su tacto y comience a recorrer todo el cuerpo sin perder esa sensación. Observe en qué lugares se intensifican los flujos de energía o cambian de forma. Se acentuan las sensaciones con los ejercicios respiratorios para hacerle más fácil la percepción en zonas determinadas. Usted debe ser plenamente consciente de todas las sensaciones que pueda captar. Cuando finalice el ejercicio, es conveniente realizar un dibujo y anotar todas las impresiones que el experimento le haya producido. No olvide señalar las zonas de resistencia, los cambios de temperatura, las distintas capas o niveles perceptibles... Esto le ayudará a ir desarrollando su propio sistema interpretativo. No descarte el dejarse guiar por su intuición, ya que se trata de una experiencia muy personal e íntima. Poco a poco descubrirá cuáles son los puntos donde se ubican los bloqueos de energía. Observe si éstos coinciden con la localización de los chakras; es una buena fórmula para detectar las anomalías físicas.
Tiene que practicar durante varias semanas sobre si misma, antes de decidir practicar sobre alguien mas. Si desarrolla bien la vision desde el inicio, con paciencia logrará ver mas rapido y con mas facilidad.
Tambien puede hacerlo con una compañera o compañero, una vez que ya haya desarrollado algo de vision. Busque una pareja con la que se sienta cómodo, ya que por lo menos al inicio todos los ejercicios se deberan hacer observando al compañero desnudo o con la menor ropa posible para desarrollar la vision. Es esencial buscar una habitación con la iluminación suficiente para poder distinguir las facciones del sujeto al que se va a observar, aunque evitando una luminosidad excesiva. Asegúrese de que su compañero se coloca sobre un fondo neutro, una pared lisa y blanca, por ejemplo. Puede comenzar situándose frente a él, cómodamente sentado y poniendo sus dedos índice a la altura de los ojos, con una distancia de unos diez centímetros entre ellos. Manténgalos siempre dentro de su campo de visión y concentre su atención en el sujeto que va a observar hasta que note cómo se va perdiendo su visión lateral. Entonces, únicamente verá la figura de su compañero y un halo fluctuante que emana de él. Las manifestaciones del color y su significado son diferentes para cada persona, no habiéndose desarrollado aún un sistema de interpretación universal.
Se ha comprobado que mediante la respiración se puede controlar la energía áurea a voluntad, dirigiéndola hacia un punto concreto o intensificando su brillo.
Pídale a su compañero que respire profundamente. Es conveniente que el individuo imagine cómo el aire penetra en él y llega hasta su cabeza. Entonces, usted percibirá fluctuaciones de niebla sobre la zona de la coronilla. Si a continuación le pide que, mentalmente, concentre el aire en la palma de la mano, las variaciones se producirán en esa zona.
Estos métodos casi garantizan el éxito del desarrollo de vision, ya que muchos autores dice que se puede comenzar viendo sobre otros y aprendiendo sobre uno al mismo tiempo, pero creo que es mejor comenzar con uno mismo, luego ir practicando con alguien mas.

El Aura. By Adriana Salazar

1 comentario:

Ayana dijo...

Hola! viendo el blog, estaba buscando informacion especificamente del aura, y vi que tenias una informacion genial de adriana salazar, que mostraba ejercicios y demas, incluso decia que una persona sin ninguna habilidad espiritual,digamos, desarrollada, puede lograr ver el aura, con estos ejercicios, tambien que tenian ... q hacerse desnudo, incluso si lo hace con una pareja, tienen que estar ambos asi.. luego me consigo con un post informando de un tipo que para ver el aura necesitaba que se desnuden, y dices ademas, que es una habilidad que no cualquier persona puede ver, por eso dices q este señor no ve el aura y q miente, por los desnudos y eso.. ahora, la cuestion es que me parece que te estas contradiciendo. quisiera saber si es cierto o no que desnudo se ve mejor el aura y que cualquier persona puede hacerlo.. Me gustaria que me respondieras ya que estoy estudiando este tema y me es muy util tu informacion. Y POR FAVOR CITAR LA FUENTE DE ESE TEXTO. Gracias!

Labels

Búscame en...

Sigueme en...

Ojo Mistico!!!

PlanetaMexico

Vota por mi en...

Buzzear México

Vota por mi en..